Alimentación Canina

Alimentos no permitidos en perros

La digestión es el proceso por el cual el aparato digestivo de un animal transforma un alimento y lo convierte en una sustancia útil para el organismo. Una mala digestión puede ser causa o síntoma de un problema mayor.
En un perro, los problemas digestivos pueden alterar considerablemente la salud y también tener efectos sobre el comportamiento.

Mayormente, la principal causa es una dieta inapropiada.
Los principales síntomas son la aparición de vómitos o diarrea, pero también la pérdida de peso, los cambios en el apetito, las flatulencias, los ruidos del estómago o la inactividad del perro, que aparece de forma repentina.
Ante cualquiera de estos síntomas, lo más adecuado es acudir al veterinario para que haga una valoración y, sobre todo, nos indique cuál es el origen del malestar del perro. Podemos investigar, recordar los últimos hábitos con el perro, si hemos cambiado algo en su rutina, pero lo más adecuado es acudir a un profesional.

La prevención de los problemas digestivos en perros es ofrecer siempre una alimentación de calidad y adaptada a las necesidades de cada perro, fisionomía, estado. Por otro lado, es muy importante mantener una atenta vigilancia para evitar que nuestro perro ingiera algo que pueda dañar su salud. En el caso de los cachorros, que muestran una mayor conducta exploratoria, hay que tener especial cuidado. Si es necesario, se puede recurrir al uso del bozal durante los paseos y momento puntuales en casa, mientras se aborda el problema con la ayuda de un etólogo o educador canino profesional.

La comida para las personas puede tener efectos negativos en los perros, ya que supone un aporte calórico adicional que puede desequilibrar su alimento e incluso puede ser tóxico o perjudicial. En concreto hay ciertos alimentos que no deberíamos darles nunca: chocolate (tóxico para ellos), la leche o derivados (porque los perros no tienen la enzima lactasa que descompone la lactosa), las uvas y pasas (que pueden causar insuficiencia renal), la cebollas, ajos y puerros (que pueden causar anemia hemolítica) y los alimentos con azúcar (que pueden causar obesidad, diabetes y falta de visión)».




Páginas: 1 2 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *